domingo, noviembre 12, 2006

EL FESTIVAL CORONA……DESDE LA FILA


Así es, me pase una buena parte del día 11 de noviembre en las filas para poder ingresar a dicho evento y en donde la desorganización era tal, que el mismo personal que laboraba por parte de la empresa organizadora se quejaba. Llegué poco antes de las tres de la tarde al estadio Azteca y me di cuenta de que había una fila de cómo un kilómetro para poder entrar, y al inspeccionar como iba el ritmo de avance, me desesperé cuando me comentaron que la gente entraba de dos en dos. Maldije en ese momento, pero no me quedó otra, más que esperar pacientemente a que me tocara mi turno de entrada. Eso ocurrió después de dos horas de espera, entré a las seis y me dije –bueno, veamos a los Bunkers- y mi sorpresa fue que para ingresar a la cancha había que esperar en otra fila y también era demasiado larga, y con mas desprecio que ganas me dispuse a esperar otra hora en la fila de entrada, por suerte la fila estaba a un lado del escenario donde en esos momentos estaba Elis Páprika y la espera no fue tan tediosa, ya que podíamos escuchar el numerito de la banda oriunda de Guadalajara, ya cuando entramos nos fueron otorgados unas pulseritas que decían “cancha” y había que ponérselas ya que sin ellas no podías regresar a dicho escenario, (me lleva el diablo ¿para que tanta mamada?).
Ya una vez dentro de el escenario de cancha, estaban en escenario los Bunkers (con un sonido del quinto infierno), y pues la verdad no son tan buenos como pensé, se me hacen como Chetes pero con mas guitarras distorsionadas, cuando tocaron una canción de los Ángeles Negros, me di cuenta de que el público mexicano es bastante enganchable y fácilmente de echar a la bolsa, (solo basta tocar cóvers). En ese momento me aburrí y me dijo Selene (una prima), -vamos a ver a Of Montreal y le dije –vámonos de aquí- y nos fuimos al escenario que se denominaba explanada, pero al salir, a mi prima le hacia falta su pulserita y se la pidió a uno de los acomodadores pero ya no tenían, aceptaron que había un desmadre por parte de la organización y solo le rayaron el boleto para que pudiera reingresar.
La banda proveniente de Athens Georgia, me hizo olvidar por un momento del mal rato que la verdad estaba pasando, con una organización deficiente, una distribución de horarios, bandas y escenarios peor, y con cervezas en vasos del América (¡chingao!). Tienen un sonido muy dentro de lo que se llama indie y además añaden elementos electrónicos para hacer la cosa mas bailable, el vocalista salió con falda verde, y blusa roja, tenia, movimientos y un baile totalmente homosexual, todos bailaban, brincaban y gritaban a la banda, para que la fiesta fuera en aumento, fue un gran set, y a mi gusto la mejor presentación de todo el evento.
Regresamos a la cancha para ver a Fobia, pero la verdad, poco tengo que decir de ellos, sólo que se notaban bien ensamblados, con talento, y se entendían a la perfección, estuvieron bien y dejaron al publico satisfecho, al final cuando hicieron el encore, subieron a Javier Iturriaga de la Orquesta Mondragón para cantar una canción de la caperucita y el lobo o algo así, estuvo cotorrón y después a esperar a Clap Your Hands Say Yea, cuando subieron, el sonido estaba demasiado mal, ya que tuvieron problemas al principio y hasta les gritaban –bájense-, la verdad nadie los esperaba. El vocalista era objeto de burla debido a su estilo de cantar (voz desafinada). Cuando bajaron tuvieron su mayor ovación.
Mars Volta era esperado impacientemente, tanto que para cuando llegaron, el publico que desfallecía se levantaba para ver a Cedric y compañía, todo mundo se les entregó, los vitoreaban y aplaudían, yo la verdad tenia mis dudas, acerca del talento de ellos, tanto así que pensaba: ¿son una gran banda o músicos sobrevalorados? Y después de la actuación de ayer me quedo con mi segunda opción, la música era llevada por el bajo, son un solo riff y después la guitarra y las percusiones improvisaban sobre esa línea, seguía una coda, cambio de riff (en el bajo, claro), y a seguir improvisando, para darnos canciones como de 10 o 15 minutos, para un total de seis canciones. También imaginaba a Omar Rodríguez con más talento para tocar, pero observe que se quedaba en una sola escala, sin explorar en el resto del diapasón y apoyado bastante del wah wah y de la distorsión, pero el resto del público (o sea todo el estadio) se enloquecía y se entregaba sin tapujos y sin pensar demasiado en lo de la técnica.
Ya cuando acabaron su presentación, eran las once y media, estaba cansado, mojado (cayó un aguacero espantoso) y con ganas de irme a dormir. Me quede con una malísima impresión de dicho evento, el Manifest se lo pasa por los huevos y al Vive ni cosquillas le hace, si acaso puede competir pero solo por las bandas, (bueno algunas), es un evento mas de publicidad de la compañía cervecera que para difundir la música. Pero bueno a final de cuentas somos un país tercermundista que se excusa diciendo “pues al menos vienen, malo que ni siquiera podamos ver bandas”.

1 comentario:

Daggerlady dijo...

BUENO, AQUI PUEDES VER UNA RESEÑA MAS DEL CORONA MUSIC FEST:
http://llevamecontulider.blogspot.com/2006/11/resea-corona-music-fest-nofx-por-el.html
SALUDOS!