viernes, abril 13, 2007

MUSE EN MEXICO


Cuando uno tiene una fantasía sexual de forma recurrente y obsesiva, muchas veces a los primeros instantes de cumplirla, resulta que el rendimiento esperado termina precozmente. Así se puede describir desde el primer momento en que empezó el concierto de Muse, a toda la gente ahí reunida para disfrutar de ese maravilloso performance brindado por el trío oriundo de Devon, Inglaterra. En la segunda canción (Hysteria), todo el público sintió que su objetivo estaba cumplido, sólo bastó oir el poderoso intro para dejar a todas las gargantas con el alarido en la boca, y después entrar la guitarra para que al fin se pudiera escupir esa expresión de satisfacción y gozo conocida como: grito.
Desde ahí México se colocó en el bolsillo de la banda para dejarnos estimular de la manera que la banda quisiera, las opciones eran muchas y afortunadamente casi todas estuvieron presentes, canciones como: Sing for Absolution, Time is Running Out, Butterflies and Hurricanes, Sunburn, New Born, Plug in Baby, Feeling Good, Citizen Erased, sin dejar de lado todo el Black Holes and Revelations, hicieron que todo el mundo saliera contento, efusivo, cansado y con ganas de más.

La técnica y energía de los tres integrantes inundó el escenario, se desbordaba hacia el público, salía del recinto y se incrustaba en la tierra (de hecho es una de las teorías del sismo de esa madrugada). Una batería transparente, bellísima, Dominic a la altura de lo que debe ser una excelente banda, el bajo no sólo acompañaba, también guiaba y daba muestras de las maravillas de este buen instrumento (una vez mas el pésimo sonido del lugar impidió que fuera aun mayor lo impecabilidad del sonido). La guitarra es una maravilla, desde la concepción misma del instrumento, pasando por sus peculiaridades y terminando en la técnica con la que fue tocada. Se percibía llena de efectos, pero Bellamy confirmaba que es uno de los maestros del siglo XXI en el instrumento de seis cuerdas. El piano fue una espectacular, de color blanco y pequeño situado a un lado de la batería, esperaba pacientemente su turno para hacer su entrada cuando era requerido y respondía a las grandes expectativas creadas a su alrededor. El rompimiento magistral que hace en Butterflies… fue de los momentos mas esperados y coreados de la noche, en Sunburn fue orgásmico y en New Born nos dejó ver el amplio dominio que tiene la banda de los dos instrumentos, cabe recalcar que el solo fue fantástico. Muse es una banda que le gusta el jam, lo demostró en las pocas demostraciones que hicieron, que aunque no es nada que no se haya visto en sus DVD`s, es fascinante estar ahí y sentir como los acordes inundan el cerebro y se materializan en los movimientos corporales.

Para el primer encore, Dominic pidió que lo acompañáramos con celulares y encendedores en Soldiers Poem, el palacio lució espectacular, nada que ver con Bono y compañía, por el contrario, fue un espectáculo soberbio y pasional. Pelotas gigantes al final de Stockholm Syndrom daban una mayor interacción tanto para la banda como para los asistentes, las pelotas iban y venían y cuando parecía que caerían sobre el escenario la guitarra las atacaba para hacerlas explotar y dejar caer confeti sobre el público.
El segundo encore dejó con ganas de más pero a la vez satisfechos con canciones como Plug in Baby y Knights of Cydonia, todo mundo explotó y se dejó ir hacia los confines musicales que la banda guiaba, el virtuosismo de la guitarra, la potencia sonora y lo impactante de los tres músicos sale a relucir en este par de temas. Ya entrados en encores, a nadie hubiera molestado un tercero en el que se hubieran tocado: Space Dementia, Muscle Museum y Bliss, pero bueno creo que hubiera sido demasiado pedir.
Al final hubo peticiones no cumplidas pero todos sabíamos que esa noche queda marcada como uno de los mejores conciertos, no solo del año, tal vez de la década, ya que pocos pueden competir con el espectáculo presentado.

3 comentarios:

blU3ck dijo...

Que chido pollito!, me encantan tus reseñas... lástima que no haya podido ir contigo a ver a MUSE, será para la próxima... Saludos!

Anónimo dijo...

tu reseñas son muy x mucho verbo ,nada interesante esta no me agrado

Anónimo dijo...

chale mi rey, unos 600 y fracción de dias te puedo hacer un comentario, me encanta tu receña, y más x que presencie el concierto a tu lado. besitos mil